Gestionar una marca en una empresa pequeña antes no era necesario, pero con la apertura de nuevos mercados y la diversificación de la oferta, es sumamente importante considerar la ejecución de estrategias que ayuden a diferenciar y afianzar una marca.

Actualmente, los clientes y consumidores hemos desarrollado la capacidad de juzgar e identificarnos con las marcas, incluso tomar decisiones de compra basadas en nuestra percepción. En este contexto, la relación que se establece a nivel Marca-Cliente/Consumidor determina si una marca será exitosa con el paso del tiempo o simplemente será olvidada.

Entonces, ¿Cómo una pequeña empresa debe empezar a crear una relación sólida para sus clientes y consumidores? Aquí es donde el Branding actúa como elemento de la gestión de una empresa, en un inicio ayuda a plasmar estratégicamente la Visión y Misión de la empresa mediante la creación de una Imagen e Identidad alineada a cada factor determinante y diferenciable de la empresa y sus clientes top.

Cuando la empresa tiene una marca renovada y bien trabajada, el Branding se empieza a desarrollar en función a los objetivos del Marketing, Recursos Humanos y la Gerencia, concretando acciones innovadoras que permitan crear una conexión entre los Stakeholders (Grupos de interés) y la marca.

Una marca constituye uno de los activos intangibles más valiosos de una empresa, es por ello que las grandes empresas compiten también a través del Branding, y renuevan toda su estrategia a mediano plazo para hacerla visual y conceptualmente más competitiva.

DATO: $ 158,843 millones de dólares es el valor de la marca de Google en 2015, coronándose como la marca más valiosa del mundo, superando a Apple que tenía el podio durante los últimos 3 años, así lo indica el conocido Ranking BrandZ.

CIFRA: 853 empresas se crean diariamente en promedio en el Perú y se cierran otras 469, según el ABC de la Estadística del INEI, clara muestra de que vivimos en un país emprendedor y competitivo.